Economía Circular

 

Ejemplos de la economía circular

Si tomamos como modelo los principios básicos de la naturaleza observamos cómo cada elemento del sistema cumple su función en el circuito natural: los residuos se transforman y se integran nuevamente al ciclo.
Podemos encontrar varios ejemplos de cómo contribuir a la economía circular desde nuestros hogares, como por ejemplo, lo más simple que podemos hacer es reciclar diariamente los envases de plástico, vidrio y papel. También, con nuestra ropa podemos realizar arreglos, intercambiarla con amigos e incluso cederla a entidades benéficas. En el caso de los aparatos eléctricos y electrónicos es posible intentar repararlos para alargar su vida. Sino disponemos del tiempo para ello, podemos llevar los aparatos inservibles a gestores especializados donde los desmontarán y reciclarán sus componentes específicos.

La economía circular está cada vez más presente en las empresas. Como ejemplo encontramos compañías dedicadas a la creación de tejidos y confección de ropa deportiva a partir de residuos plásticos provenientes del reciclaje urbano. O empresas de cosméticos que se abastecen de cenizas de bosques quemados para la fabricación de sus productos, contribuyendo además a la regeneración de los bosques.

Ninguno de estos escenarios sería posible sin contar con la voluntad y aportación de gobiernos y agentes económicos y una apuesta sólida por la reducción en la generación de residuos, la eficiencia en el consumo del agua, el fomento de la reparación y reutilización, la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero y el impulso de nuevos modelos de producción y consumo.

 

Otros artículos …

Open chat
Contacto