¿Qué es ser Zero Waste?

Zero Waste

¿Qué es ser Zero Waste?

Según el Boletín de la Organización Meteorológica Mundial sobre los gases de efecto invernadero, la abundancia de gases de este tipo que retienen el calor en la atmósfera, alcanzó una cifra récord durante el 2020, donde la concentración de CO2 llegó a 413,2 partes por millón (ppm), un 149 %  superior a los niveles preindustriales.

En un mundo donde  el nivel de contaminación ambiental va en aumento y las emisiones de dióxido de carbono son una de las principales causas del calentamiento global, surgen políticas e iniciativas para contrarrestar este efecto. Entre ellos el movimiento “Zero Waste”, que tiene por objetivo reducir al máximo la cantidad de residuos generados por cada persona.

Según la Zero Waste International Alliance (ZWIA), el Zero Waste se puede definir como “la conservación de todos los recursos mediante la producción, consumo, reutilización y recuperación responsable de productos, envases y materiales sin quemarlos o tirarlos al suelo, agua o aire y que atenten contra el medio ambiente o la salud humana”.

El movimiento o filosofía de Zero Waste se ha convertido hoy en día en un estilo de vida como respuesta al consumismo desmedido de la sociedad y al alto grado de contaminación generado por la excesiva y mala gestión de nuestros residuos.

Zero Waste como estilo de vida

En un estilo de vida de Zero Waste, como se ha definido anteriormente, se busca generar la mínima cantidad de residuos, maximizar el reciclaje y promover la reutilización. En ese sentido, el estilo de vida Zero Waste incentiva  la sostenibilidad ambiental a través de la economía circular.

Para ser parte de este estilo de vida es importante tener en cuenta las “Rs de la ecología”,  que se tratan de acciones que buscan fomentar el consumo responsable. 

Éstas son:

1) Rechazar: Evita consumir productos que no necesites.

2) Reducir: Disminuye tu consumo de energía, recursos y generación de desperdicios.

3) Reutilizar: Evita objetos de 1 solo uso como afeitadoras desechables, botellas de plástico, cubiertos y vasos desechables, etc.

4) Recuperar:  Si tienes un objeto que no te sirve, antes de tirarlo, intenta darle un nuevo uso. Por ejemplo crear compost con residuos orgánicos.

5) Reparar: Arregla tus equipos o prendas antes de tirarlas para alargar su vida útil.

6) Reciclar: Separa tus desperdicios adecuadamente y llévalas a los lugares de reciclado.

Con éstas acciones será posible llevar un estilo de vida Zero Waste y menos consumista. Para ello, también es importante contar con opciones de productos que nos permitan tomar decisiones de compra responsables. Es por ello que han surgido tiendas exclusivas para la venta de productos con una filosofía Zero Waste.

¿Qué es una tienda Zero Waste?

Como su nombre lo dice, una tienda Zero Waste ofrece distintas alternativas de productos con un enfoque sostenible para sustituir las opciones de productos comunes y contaminantes. Al mismo tiempo buscan concientizar a las personas sobre el impacto positivo para la sociedad y el medio ambiente de llevar un estilo de vida Zero Waste.

Se preguntarán y ¿qué tipo de productos son Zero Waste?, pues todos aquellos que  tienen un efecto menor sobre el medio ambiente a comparación de los productos tradicionales que encontramos en el supermercado.

Para conocerlos mejor, a continuación mostramos algunos ejemplos de productos tradicionales que pueden ser reemplazados por productos Zero Waste para ser más sostenibles:

Producto tradicionales Productos Zero Waste
Cepillo de plástico Cepillo de dientes de dientes de bambú
Pajitas de plástico Pajitas de acero inoxidable.
Detergente de ropa tradicional (elaborado con químicos) Detergente ecológico (elaborado con ingredientes de origen vegetal)
Toallas higiénicas Copa menstrual
Cápsulas de café de plástico Café de acero inoxidable.
Pañales de plástico Pañales de tela reutilizables
Maquillaje tradicional Maquillaje vegano con envases reutilizables

Cabe mencionar que los productos orgánicos pueden ser considerados Zero Waste, siempre y cuando sean resultado de una producción responsable con el medio ambiente y que el consumidor se asegure de no adquirir los productos en envases de plástico.

De hecho antes de la revolución industrial y del “boom del plástico”, las personas llevaban un estilo de vida más cercano al Zero Waste, ya que tenía un mayor consumo local, con menos alternativas de productos y además libres plástico.  Sin embargo,  tras la aparición del plástico y el desconocimiento del daño que puede generar al medio ambiente, todo esto cambio. No obstante, esto no quiere decir que no podamos revertir esta situación. Como podemos ver, cada ves existen más alternativas de productos sostenibles que nos permiten acercarnos a un estilo de vida Zero Waste.

Ser Zero Waste no solo se trata de evitar la destrucción del medio ambiente sino de generar un sentido de resiliencia y asegurar recursos naturales para las futuras generaciones. Si quieres ser parte de este movimiento intenta aplicar las Rs de la ecología y llevar un consumo responsable con el medio ambiente. La acción de cada uno de nosotros cuenta como un granito de arena, que por pequeño que parezca, suma a crear un mundo mejor para todos.

 



															

Otros artículos …

Open chat
Contacto